Aprender jugando

No hay mejor forma de aprender a jugar a cualquier juego que jugándolo y practicándolo. Por eso, hacemos que el alumno durante las clases, independientemente de su nivel, está la mayor parte del tiempo jugando al golf.

Creamos situaciones de aprendizaje en las zonas de prácticas adaptadas al nivel del alumno lo más parecidas posibles al juego del golf y de tal forma que el alumno vaya progresando sus habilidades técnicas a la vez que juega al golf.

Para crear estas situaciones de aprendizaje nos valemos de materiales y recursos didácticos variados e innovadores.

Del campo de prácticas al campo de golf

Gracias a este sistema de enseñanza conseguimos que los aprendizajes adquiridos en el campo de prácticas se transfieran más fácilmente al campo de golf y a la competición ya que los factores tácticos o psicológicos están integrados en las clases y entrenamientos de los jugadores.

Diversión y Control del progreso del alumno

Gracias a este método conseguimos que las clases se conviertan en dinámica y divertidas ya que el alumno siente que está jugando al golf y no solamente pendiente de los aspectos técnicos del swing. Para conseguir los mayores niveles de diversión y disfrute del juego las situaciones de aprendizaje que empleamos durante las clases siempre están adaptadas al nivel que tiene al alumno.

Gracias a las evaluaciones y pruebas de control que realizamos a lo largo del proceso de aprendizaje, el alumno GCA sabe si su progresión es la adecuada o no, cuánto está progresando y cuál debe de ser el siguiente paso a dar en su aprendizaje.